Crucero en el Bajo Egipto

Hace dos semanas tuve la oportunidad de hacer el famoso crucero por el Bajo Egipto. El plan que hicimos fue una ruta desde Aswan y Abu Simbel hasta Luxor, pasando por Edfú y Kom Ombo. Durante esos días tuvimos la oportunidad de visitar los principales templos del antiguo Egipto y los valles donde enterraban a los faraones.SONY DSC

Los primeros días visitamos el templo de Philae, la presa de Aswan y el templo de Abu Simbel que, al igual que ocurre con Petra, es impactante. Una vez dentro, ya te fijas en detalles de mantenimiento que se podrían mejorar, como los focos de iluminación anclados en los dedos de Ramses y otras cosas por el estilo.SONY DSC

Desde luego que Egipto es uno de esos lugares donde todo el mundo que ha pasado ha querido dejar su huella. Empezaron los faraones con los templos, los cristianos que atacaron haciendo agujeros sobre las esculturas y las paredes y el otro grupo que al parecer ha hecho más daño en ese patrimonio cultural: los arqueólogos del siglo 19. Es normal ver las estatuas con nombres tallados de esos tipos: Murray, Smith, etc. Gracias a semejantes firmas os recordaremos por lo que fuisteis: los cafres de la arqueología.SONY DSC

Casi todos los templos contaban con arcos de seguridad, muchos de los cuales estaban siendo reemplazados en algunos de ellos. Esto me pareció totalmente lógico, porque muchos se reducían a un arco de plástico roído cuya función era canalizar el paso de los pocos visitantes que había. Creo que era la cosa más inútil que había visto desde el aeropuerto de Castellón.SONY DSC

Dentro del crucero tuve la oportunidad de ver nuevas formas de venta. En Egipto es normal que vendan por pesadez, pero aquí han desarrollado nuevas técnicas combinando la capacidad de agotar al turista con técnicas dignas de entrar como disciplina en los juegos olímpicos. Bajando por el Nilo, aprovechando la apertura y cierre de esclusas para salvar los desniveles, los vendedores se acercaban en pequeñas balsas que ataban a nuestro barco. Y luego unas balsas se ataban a otras de manera que formaban cadenas de vendedores arrastrados por nuestro barco. Desde ellas, a unos 8 metros más abajo, lanzaban camisetas, toallas o galabeyas a la cubierta del barco. En lo que lo recogías y se lo tirabas otra vez, aprovechaban para negociar contigo en todos los idiomas posibles. El juego se basaba en engancharse al crucero, marear al turista cuando devolvía las cosas y pedir dinero. Lo mejor es que el barco se para cuando las dos esclusas están cerradas y desciende el nivel del agua, por lo que hay un momento en el que ves más y más cerca de los vendedores mientras disparan toallas enrolladas a diestro y siniestro. Era como uno de esos sueños donde intentas correr de algo malo pero no avanzas.SONY DSC

La cuadrilla con la que coincidimos en el crucero podría haber sido digno de ser el público de Gran Hermano. En primer lugar estaban las brasileñas. Dos mujeres exuberantes de unos 40 años de edad y con generosas posaderas que haciendo honor a su tierra vestían de manera correspondiente: súper shorts y escotes. En cada parada, ellas actuaban encantadas como si de estrellas de Hollywood se tratara, y los egipcios, que son muy espabilados, hacían cola para fotografiarse con ellas. Ellas sonreían. Ellos sonreían aún más y les señalaban los escotes y las piernas a en cada una de las fotos. Todo tenía un sospechoso tufillo a Benny Hill.SONY DSC

En segundo lugar, un americano, el cual llevó todos los días la misma camiseta donde ponía en grande “he venido a ver las pirámides, dejadme en paz”. Viajaba solo y en 3 días no fue capaz de contestar un solo “buenos días”. Llegaba a los lugares, hacía fotos con su móvil, las subía instantáneamente a Instagram y se volvía al barco, coche o cualquier otro medio de transporte que usara.SONY DSC

En tercer lugar, una familia de indios infinita, con los cuales no coincidimos en ninguna visita pero tuvimos el gusto de oír cada mañana cuando se levantaban de madrugada para ir de excursión. Hacían el mismo ruido que debían hacer los pasajeros del Titanic la noche que se hundió. Conseguí identificar una madre y un padre: los otros 14 miembros eran una amalgama de niños, bebes, creo que unos abuelos y lo creo que era la típica tía soltera.

Por último, estaba una pareja de japonesas muy serias, que tampoco se prodigaban en el arte del saludo. Estas chicas en determinados templos decidían quedarse en el coche y no bajar. En ningún momento supimos por qué.SONY DSC

Con todos estos personajes recorrimos unos y otros templos, a cada cual más impresionante. Los mejores jeroglíficos se encontraban en el valle de los reyes. Lo curioso era que en el valle de las Reinas, las estatuas de las mujeres las caracterizaban como si fueran hombres con barba para enfatizar su fuerte carácter y su capacidad de liderazgo. Claramente, esos tipos no pasaron la adolescencia con mi hermana.SONY DSC

El último día, hicimos el paseo en globo por encima del Valle de los Reyes, con las colinas a la espalda y con el Nilo y los templos de Karnak y Luxor en frente. Después del pánico inicial, cuando desincrusté las uñas del cesto al que me agarraba firmemente, disfruté de una de las mejores panorámicas que he visto en Egipto, desde 600 metros de altura. Desde luego que es un viaje digno de probar, sobretodo ahora que apenas hay turistas.SONY DSC

Anuncios

Un pensamiento en “Crucero en el Bajo Egipto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s