La piscina

En mi grupo de amigos casi todos frecuentamos la piscina de un hotel del barrio, y todos hemos sufrido y disfrutado su rutina en alguna medida debido a la peculiar fauna que la visita. Esto es debido a que vemos cómo la piscina comienza el día impoluta y según pasan las horas, sufre una transformación hasta llegar a parecer una sopa de cocido. Los usuarios ofrecen diferentes estrategias de uso de la piscina según el día:

  • Se meten en el agua masticando chicle: si les molesta el chicle, lo sacan de la boca y lo apoyan en el bordillo.
  • Se meten en el agua llevando una escayola: ven que se empieza a deshacer y la golpean en un extremo para quitárselo del todo y seguir nadando.
  • Ven gente nadando por una lado de la piscina: les persiguen desde fuera o dentro del agua como divertimento o se cruzan transversalmente y buscan el choque.
  • Intentan salir del agua y como no pueden, utilizan el foco a modo de escalera hasta que lo arrancan.
  • Tienen calor de manera repentina: se meten en el agua aunque lleven calzoncillos y chándal.2013-07-12 14.57.29

Normalmente, puedes llegar a la última hora y nadar viendo solo algún papel hundido, pelos y el agua algo turbia. Si es tu día de suerte, puedes encontrar hasta chapas de coca cola. En algún caso, he visto hasta una pelea entre egipcios, porque ellos, que son muy pasionales, pueden acabar lanzándose ceniceros en la terraza del hotel por el orgullo de una mujer. Muchas veces, hay curiosos que observan a los expatriados nadar e intentan imitar las técnicas. Los más osados intentan nadar a tu lado o te preguntan cuantas veces respirar en cada brazada. Muchos practican el acoso a los nadadores en diferentes modalidades: nadar en diagonal de manera que en algún momento siempre se cruzan contigo; nadar transversalmente para chocarte en algún momento; O chapotear siempre hacia donde nadas, incluso si te mueves al otro lado de la piscina. El problema es que cuando nadan, normalmente, chapotean como si estuvieran peleando con un caimán. No es que la piscina esté abarrotada, he visto piscinas públicas en Madrid con mucha más gente que aquí. El problema es que 10 egipcios disfrutando del agua hacen más ruido que las fallas de Valencia. He usado varios trucos para evitar esto: ir a la hora del rezo (aunque parece no están muy practicantes últimamente), e ir a primera hora por la mañana cuando está vacía y limpia. Por lo menos, ahora que cae un poco la temperatura y el agua está más fría, parece que tenemos una tregua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s