El endemismo cairota: El Nilo

Si hay algo realmente característico en El Cairo es el Nilo. Al margen del tamaño y el caudal que tiene a la altura de la ciudad, el río posee una vida digna de estudio. Cuando hablo de vida, no me refiero a la biodiversidad del ecosistema, que contra todo pronóstico, subsiste; Hablo de toda la actividad que se ha desarrollado alrededor de tan peculiares aguas.

Cuando a la gente le hablas del Nilo, tienden a pensar en aguas turquesas, lino blanco, colores ocres y beiges, tranquilidad, paseos al atardecer descalzos con un sol enorme sobre el horizonte desértico… Pero la realidad aquí es otra. El agua tiene un color entre marrón y gris, se oye ruido, pitidos de coches y música machacona, tiene basura, está rodeado de restaurantes, discotecas y edificios de todo tipo, está franqueado por varios puentes y está transitado por muchos barcos. Los más peculiares se llaman felukas: son botes pequeños con luces de neón y música estridente que se ubicaría entre el bacalao valenciano y las danzas orientales. Allí todo vale.

Conceptualmente el río, por decirlo de alguna manera, es como aguas internacionales. Puedes encontrar a las falukas de un lado a otro llenas de gente bailando y bebiendo, los barcos de más tamaño con mayor número de neones y con fiestas más grandes que perfectamente podrían ser el causante de ataques epilépticos incontrolados, alcohol, etc. Vamos, no me sorprendería encontrar una pelea de monos a cuchillo.P1040871

Por otro lado, está el concepto “cultura de puente”: la gente se apoltrona sobre los puentes a comer altramuces, hacerse fotos con el río, hacerse los books de boda, pescar, o simplemente a estar allí, haciendo bulto. Iluso de mí, pensaba ¿quién es capaz de comerse esos peces? Resulta que casi todo el mundo, aunque yo el pescado cairota es algo que por el momento no me he planteado incluir en mi dieta, al menos voluntariamente. Creo que lo que sacan de ahí lo venden en los comercios del barrio: obviamente, me refiero a los comercios de zapatos, bolsas de plásticos y piezas de segunda mano.

El plan de coger una feluka con amigos y beber en el Nilo es muy recurrente y muy apetecible al atardecer. En la última feluka que cogí con mis amigos tuvimos la oportunidad de ver en funcionamiento una fuente que está casi siempre apagada y que es un armatoste de hormigón en medio del Nilo. Nos dijeron que creen que solo funciona 3 días al mes porque cuando la encienden, los conductos se saturan de la basura que hay en el agua. No sé si es cierto, aunque tuvimos la suerte de casi comprobarlo in situ, ya que estuvimos a 1 metro de que el casco de nuestro bote chocara con ella. Respecto a la moda musical, lo último que se oye entre las felukas es un tema que se traduciría como “el oro en un paquete”, donde habla de la viagra y de cómo un amigo se lo recomienda a otro para asegurarse de que no tenga problemas y que sea feliz. Todo un hit para las tardes de cortejo egipcias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s