La gran caída

Después de varios meses en Egipto ya pensaba que los egipcios no me iban a sorprender más. Pero no. Faltaba el Golpe de Estado. El desarrollo de esta segunda revolución ha sido bastante rocambolesca y se ha arrastrado desde hace bastante tiempo. De hecho, da la impresión de que esto no ha sido una segunda revolución, si no la continuación de una revolución que nunca terminó. Los hechos acontecidos han sido como si una película de Berlanga la hubiera producido Al Jazeera.

En un año, Morsi ha batido el récord de cagadas. Entre las más sonadas: llegar a otorgarse más poder que el propio Mubarak o aprobar la primera constitución egipcia exprés, en la que pretendía una islamización de la sociedad y marginaba a ciertas minorías. En este caso, entendiendo como minorías a cristianos, ortodoxos, otras facciones musulmanas, mujeres, etc. Con lo cual, si por ejemplo eras mujer y cristiana, hacías combo y quedabas a la altura del betún. Esto fue caldeando el ambiente y las protestas se repetían en la calle. Además, Morsi fue cabreando al ejército, lo cual no conviene en absoluto ya que posee más del 40% de la economía egipcia y es la figura que más poder acumula en Egipto.

Hace semanas, se convocaron las manifestaciones del día 30 de junio con motivo del aniversario del mandato de Morsi. Éste, viendo el panorama, decidió dar una conferencia de prensa el miércoles al más estilo Fidel Castro: varias horas donde defendió su gobierno y no dio pie al diálogo. Como en otras ocasiones, demonizó a los manifestantes acusándolos de vándalos. Como se hizo en España con el 15M, solo que en este caso no dio resultado.foto 1

A partir de entonces, la tensión fue creciendo y empezaron a dimitir ministros con cuenta gotas. El domingo, el país se paralizó con una manifestación inmensa a escala nacional (los medios hablaron de 30 millones de personas en todo Egipto), no creo que fueran tantos pero sí que fueron varios millones, y sentó un precedente. El lunes, la gente no abandonó la calle, por lo que el ejército intervino. Dio a Morsi un plazo de 48 horas para dialogar con el pueblo y la oposición. Además, sacaron varios helicópteros a sobrevolar la ciudad con banderas egipcias gigantes en señal de apoyo al pueblo.foto 2

24 horas después, el martes, Morsi dio otra conferencia donde habló de la legitimidad de su gobierno (repitió más de 50 veces la palabra legitimidad en una hora de discurso) y dijo que protegería a Egipto de sus enemigos. También, insistió en las mismas ideas defendiendo su constitución y su política. Morsi obró tan mal como lo hizo Mubarak en su momento, actuando siempre tarde y mal. El Ejército respondió viniendo a decir que actuaría contra los ignorantes: esto por definición podría haber sido Morsi o el propio ejército.SONY DSC

A las pocas horas, Estados Unidos hizo una advertencia diciendo que apoyaba al pueblo egipcio, pero que el presidente había sido elegido democráticamente así que lo defendía. Esto pareció un error ya que deslegitimó al ejército para actuar, y USA por ley, no puede dar ayuda económica a ningún país con golpe de estado, a no ser que sea por la seguridad de los ciudadanos (USA realiza una inversión directa en Egipto de unos 1.400 millones de dólares anuales). No obstante, a pesar de las dudas de USA en el último año, donde llegó a afirmar que no sabía si Egipto era amigo o no, siguen siendo muy colegas.

A las 12 horas, el miércoles, cumplió el plazo. El ejército desoyó a USA y al gobierno y se desplegó por todo el país. Dimitieron ministros, arrestaron a Morsi (aunque hubo confusión sobre si estaba escondido o arrestado), disolvieron el Gobierno y abolieron la Constitución. El pueblo les vitoreaba a su paso por la ciudad.foto 4

Según la gente supo que Morsi había caído, empezó una fiesta generalizada por todos los sitios. Desde mi edificio se ve el skyline de El Cairo y pude ver fuegos artificiales por todos los lados, láser de colores, bocinazos, pitidos, gente gritando y celebrando (sin saber la que les puede caer encima). En la calle se pudo ver la gente agolpándose, motos, coches, banderas, caballos y hasta carritos de fruta de fresca. Desde entonces, todo ha sido una fiesta continua y en la calle da la impresión de que hubieran ganado el mundial de fútbol.

La ciudad ha estado sobrevolada por helicópteros que han lanzado banderas egipcias. Los cazas militares vuelan una y otra vez dibujando la bandera egipcia en el cielo, y lo hacen a la egipcia: dibujando corazones y estelas tricolores.SONY DSC

Los casos de violaciones y acoso sexual han seguido tiendo lugar en las zonas de gran concentración como la plaza Tahrir. Entre la comunidad de expatriados ha habido de todo: gente entrando en pánico, gente actuando como espectadores, gente ayudando a través de las redes sociales a amigos egipcios que estaban en las manifestaciones luchando contra el acoso sexual, y por último, los más molones, que se acercaban a Tahrir a hacerse la foto de turno, para subirlas a instagram o Facebook con los filtros adecuados.

Los medios de comunicación internacionales no se han quedado cortos. Al margen del amarillismo de la CNN o los errores de la prensa italiana, hemos tenido que ver cómo comparaban la situación con Siria, cómo decían que la gente combatía los helicópteros con láser, cuando lo que hacían era festejar con el ejército, o cómo El País, con muy poca fortuna,  cambió a su periodista habitual en Egipto, para traer a un tipo que por confundirse ha llegado hasta decir la hora local mal y que su Twitter parecía trasmitir las noticias en diferido. Telecinco tuvo la suerte de conectar en directo con la plaza Tahrir en el momento que se comunicaba la caída de Morsi, y en un acto de ignorancia total, cortaron la conexión en ese preciso momento para dar lugar a Pedro Piqueras diciendo las palabras apocalíptico y holocausto, sin saber de lo que estaban siendo testigos. En Televisión Española no se quedaron cortos, y decidieron poner dos imágenes de dos manifestaciones anti-morsi diciendo que eran dos manifestaciones enfrentadas. Más allá, The Economist, en un acto de reflexión apresurado, publicó su nueva portada llamada “la tragedia de Egipto” justo en el mismo momento en el que Egipto se disparaba en el mercado de valores casi un 8%. No puedo explicar la sensación antes semejante manipulación de los medios.

Se espera algo de tensión en los próximos días por las respuestas que puedan dar los islamistas. Aunque parece difícil que puedan tener opciones contra el ejército. Morsi sigue en algún sitio diciendo que continúa siendo el presidente de Egipto desde un retrete o algo parecido. Habrá que esperar a ver como actúa el ejército, aunque de momento ha cortado todas las emisiones de canales islámicos, dibuja corazones en el cielo una y otra vez y sigue desplegándose por toda la ciudad, lo cual no parece muy alentador, ya que la solución de este país pasa por la integración de todos los grupos religiosos y su convivencia pacífica, no por la exclusión de ningún grupo o minoría.

La gente hace vida normal: por el día todo está tranquilo y por la noche conviene evitar algunos lugares como la plaza Tahrir o la Universidad de Cairo. Nosotros seguimos haciendo lo de siempre: ir al trabajo, hacer excursiones de fin de semana, montar en barco en el Nilo, comer mucho en todos los restaurantes posibles, ir a fiestas, conciertos, ver a amigos, pasear, etc.

La situación da para muchísimo más debate y con más precisión que la que muestro en este post: es o no un golpe de estado, la legitimidad o no del gobierno de Morsi, religión y política, están los egipcios preparados para la democracia, democracia y participación ciudadana, la actitud de los extranjeros ante este tipo de eventos, la calidad informativa de los medios de comunicación, las posturas internacionales en función de los intereses económicos, etc. Pero creo que como introducción a la situación ya está bien.

Anuncios

Un pensamiento en “La gran caída

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s